Blog

¿Soy un cristiano bien?
¿Soy un cristiano bien?

¿Estás conforme con tu fe? Esta pregunta es corta, pero difícil de responder. Es posible que la respuesta sea que sí. Eres un “cristiano bien”, vas los domingos a la iglesia, (incluso llegas a tiempo), das la ofrenda, vas al grupo de jóvenes, haces el devocional, te sabes el Padre Nuestro y el Salmo 23, y tratas de no “codiciar al burro de tu prójimo”. ¿Qué más te podrían pedir? Cumples con las reglas y haces parte del club de los salvos. Estás tranquilo, cómodo.

Pero Cristo no nos llamó a eso. El mandato que nos dejó no fue “Id y sed calentadores de sillas” o “Id y sed excelentes memorizadores de versículos”. Él nos llamó a ser y hacer mucho más que eso. Él odió la religiosidad de los fariseos tanto, que cuando vio en lo que habían convertido el Templo, perdió los estribos y empezó a voltear mesas y dar latigazos. Él quiere que nuestro caminar con él trascienda la religiosidad y refleje una fe viva.

¿Esto de ser transcendente con qué se come? La Real Academia de la Lengua Española define la palabra Trascendente como “algo que está más allá de los límites del cualquier conocimiento posible.” ¿Huh? Traducido para el simple mortal quiere decir que es algo que supera sus límites. Para el cristiano significa que escuchar la Palabra no es suficiente, “ser buena persona” no es suficiente. Ir a la iglesia el domingo y saberse todas las canciones de la alabanza, lamentablemente tampoco.

Santiago nos dejó instrucciones de lo que se nos pide para evitar la religiosidad. Nos manda a no ser solamente oidores de la Palabra, sino también hacedores de ella porque o si no, nos engañamos a nosotros mismos. Un cristianismo pasivo es religiosidad, es una mentira, es irreal, en últimas, no es cristianismo. Estamos llamados a trascender la pasividad de nuestra humanidad y ponernos manos a la obra… a poner la Palabra por obra. Tenemos que vivir nuestra fe para que el mandato de “Ir y hacer discípulos” se cumpla.

Nuevamente te pregunto, ¿Estás conforme con tu fe? Santiago nos dice que hacer la obra trae bendición. Trae vida. Es muy fácil conformarnos a cumplir un checklist de cosas que tengo que hacer para calificar con un “buen cristiano”. Chulito y salí porque ya hice la tarea. Pero eso sería una vida cristiana mediocre, una fe mediocre. Sería en realidad una muerte.  La fe sin obras, es muerta. ¿La tuya trasciende la religiosidad y el conformismo? ¿Está viva o muerta?

Catalina ReañoPor @CatalinaReaCu
Soy una Milennial incomprendida, medio perdida en la vida pero que hace el amague de que sabe lo que está haciendo. Me encanta viajar, leer, dormir y comer chocolate.

Suscribete a Nuestro Newsletter

Mantente informado de toda la Actualidad de RXN18